Close

91 279 68 94 info@materializagi.es

Tag Archive for: intermediacion

Cómo administrar tu dinero cuando consigues tu primer empleo

Cómo administrar tu dinero cuando consigues tu primer empleo

Luego de vivir toda una vida siendo mantenido por tus padres o tutores, es muy difícil adaptarse al “mundo real”, pero tarde o temprano a todos nos toca hacerlo. Encontrar tu primer empleo es parte de ello, y aunque es un primer logro, con esto vienen también muchas equivocaciones. Es por esto que hemos preparado para ti una serie de consejos que te ayudarán a prevenirlo. Y si bien nadie aprende de experiencia ajena, te serán de mucha ayuda si los aplicas a tiempo. ¡Toma nota!

Ahorra todo lo que puedas. El dinero que fácil viene, fácil se va. Cuando trabajas duro, es casi una locura despilfarrarlo como si no hubiese costado conseguirlo. Para evitar cometer imprudencias, desde el primer mes puedes planificar un presupuesto en el que separes parte de tu sueldo para ahorrarlo. ¿Con qué fin? Si aún no lo sabes, lo determinarás más adelante, pero es imprescindible que lo hagas desde tu primer cheque para crear el hábito.

Deja los gustos para las ocasiones especiales. Sí, apenas giren y recibas el primer pago tu vida cambiará. Sentirás que eres el dueño del mundo y que tienes toda la libertad de gastar tu dinero como mejor prefieras. Y lo peor de todo es que es cierto: tienes la potestad de hacerlo. No obstante, está en tus manos decidir si empezar con el pie derecho o no. Podrás darte gustos siempre que estés consciente de que es un buen momento y que realmente lo necesitas y mereces. De resto, enfócate primero en tus responsabilidades.

Pon a raya tu tarjeta de crédito. Si el banco te ofrece una tarjeta de crédito (que es lo más probable al ingresar en una nómina), sé cuidadoso con el uso que le des. Es recomendable utilizarla regularmente para que el límite vaya aumentando, sin embargo, ten cuidado de no saltarte las fechas de pago. Una vez que te retrases, iniciarás una mala reputación crediticia y te aseguramos que lo lamentarás al necesitar un historial digno de recomendación para un crédito o préstamo personal más adelante.

Planifica tu retiro. Lo verás como algo extremadamente pronto, pero nunca como una mala idea. Si haces un plan de vida de quince o veinte años, podrías prevenir varios obstáculos en el camino. El ahorro forma parte de esto, pues en unos años querrás mejorar drásticamente tu calidad de vida y si no cuentas con fondos para lograrlo, será cada vez más y más difícil. En tus veinte puede no preocuparte mucho, pero unas décadas después te pesará no haber sido más precavido.

Piensa en emprender. La mayoría de los jóvenes sueña con tener su propio negocio, pero no todos cumplen esa meta por no estar enfocados en alcanzarla. Al ser tu primer empleo, tienes toda la vida por delante para saber qué quieres hacer con ella, pero el tiempo igual corre. Es por esto que mientras antes lo decidas, mejor. Puedes inspirarte en muchas personas que hayan tenido éxito, pero solo tú encontrarás cuál puede ser esa idea que le dé un giro a tu vida.

Sabemos que no es tan fácil como suena, pero te aseguramos que si eres disciplinado con esto, te irá mejor. Muchos jóvenes se equivocan al iniciar en el campo laboral, y es válido y de lo más normal, pero hubieran sin duda preferido que alguien les aconsejara cómo no hacerlo antes de tiempo. Sé lo más precavido que puedas para no fallar tan seguido, tu yo del futuro te lo agradecerá.

Andreina Gutiérrez Romero

Cómo administrar tus recursos mientras estás de paro

Cómo administrar tus recursos mientras estás de paro

Quedarse sin trabajo no es el fin del mundo, aunque en el momento lo parezca.  Si estás atravesando por un periodo de paro o pronto lo estarás, toma nota de lo siguiente y aprende a sacar el mejor provecho de tus recursos mientras te reenganchas en el campo laboral.

  • Saca tu tarjeta de paro. Una vez que finalices la prestación de tus servicios en una empresa, tienes quince días hábiles para solicitar tu tarjeta de paro. Si es la primera vez que pides las prestaciones por desempleo, tienes que pedir la cita por teléfono o por Internet, pero es necesario que sea dentro del tiempo estipulado para que no pierdas la cotización de ningún día. También es importante que dentro de la documentación incluyas la carta que expide la empresa, pues sin ella no puedes proceder. Algunas empresas la envían directamente al  SEPE (antiguo INEM), pero si no es el caso debes llevarla tú personalmente.
  • Haz buen uso de tus ahorros. Suponiendo que tomaste previsiones pensando en que algún día podrías quedarte sin trabajo, tus ahorros serán tu verdadero colchón económico mientras reanudas tu rutina laboral en otro sitio. En este punto, es importante que los utilices para salir de deudas, pagar los servicios y mensualidades, y en nada más que no sea importante o urgente.
  • Mueve tu red de contactos. Empieza a buscar trabajo en todo sitio que sea relacionado con tu área. Tus compañeros de clases o de trabajos anteriores pueden serte de gran ayuda si colaboran ingresando tu currículo en las empresas donde trabajan.
  • Reduce los gastos innecesarios. Es momento de hacer a un lado los lujos, más adelante podrás retomar esos pequeños placeres. En este momento es importante que establezcas prioridades y prescindas de aquello que es más un gusto que una necesidad. En el hogar, puedes cancelar la suscripción a la televisión por cable o a las revistas. También puedes dejar de comer fuera de casa y preparar tú mismo la comida de toda la semana.
  • Vende algunas cosas. Una venta de garaje es de gran ayuda no solo para hacer espacio y salir de todo lo que ya no utilizamos, sino por el ingreso extra que brinda. En ella puedes vender desde muebles hasta coleccionables. Te sorprenderás de la cantidad de personas que viven a la caza de artículos vintage o de segunda mano, por lo que tus opciones para vender tus cosas serán muchísimas. Si no tienes la posibilidad de hacer un flea market físico, existe la opción de vender por Internet, sea en Ebay (o en otros sitios de este estilo) o en Instagram, donde existe una pronunciada red de garajes virtuales.

No importa la razón por la que hayas entrado en paro laboral, lo importante es saber que es una situación temporal, por lo que puedes aprovechar todo el tiempo libre que tienes para descubrir qué es lo que más te apasiona. Recuerda no dejar de pagar tus obligaciones como tu hipoteca¡Mucho ánimo! 

Andreina Gutiérrez Romero

Aprende a pagar tus cuentas en línea

Aprende a pagar tus cuentas en línea

La tecnología avanza y con ella avanza el mundo, así que si eres de aquellas personas tradicionales que no realizan los pagos en línea, pero quieres darles una oportunidad, entonces hoy es tu día de suerte.

A continuación, te enseñaremos los pasos que debes seguir para poder pagar tus cuentas de manera online, así que no dejes de leer este interesante artículo.

Verifica que el servicio que desees cancelar permita pagos en línea

Lo primero que debes hacer es asegurarte de que el servicio que quieras cancelar tenga la opción de pagos online, de lo contrario, el único modo en el que podrás cancelarlo vía internet es realizando una transferencia bancaria desde tu cuenta personal a su cuenta corporativa.

Igualmente, debes comprobar que los pagos en línea estén asociados a la entidad bancaria en la cual tienes tu cuenta financiera, de lo contrario, no podrás realizar el pago online.

Cerciórate de que tu entidad bancaria te permita domiciliar los pagos

En cuanto a algunos servicios que permitan domiciliar sus pagos, es necesario que verifiques si son compatibles con el banco en el que tienes la cuenta a descontar el dinero. De lo contrario, tendrás que cancelar de otro modo. En caso de que si haya compatibilidad entre el banco y la empresa que ofrece los servicios que quieras pagar, es necesario que registres a la compañía en la base de datos de pagos domiciliados tu cuenta bancaria.

Domicilia todos los pagos que quieras

Una vez que confirmes que el servicio que deseas cancelar puede ser domiciliado a tu cuenta bancaria, es el momento de formalizar el registro. Solo debes vaciar información de la empresa como su nombre legal, así como el código de tu vínculo con ella: un número de teléfono, si se trata de una compañía telefónica; el código de satélite, si se trata de una compañía de televisión por cable; entre otros.

Programa los diversos pagos que desees realizar

Una vez domiciliadas las empresas que ofrecen los servicios que quieres pagar de manera online, es necesario que programes las fechas y horas en las que deseas que se realice el pago de los mismos (en el caso de que estos no vengan preestablecidos). Si se trata de servicios de un costo mensual fijo (plan de telefonía, renta de internet, entre otros), es recomendable pagarlo siempre antes de la fecha de pago, de modo tal que se pueda evitar el corte de suministro del servicio.

Descarga el comprobante de pago

Finalmente, tal y como harías con los pagos en taquilla, debes descargar el comprobante de pago que genere la entidad bancaria mediante la cual canceles el servicio, de este modo, podrás imprimirla y archivarla en tu registro de pagos, o bien podrías resguardarla de manera digital en tu ordenador o en algún coreo o nube de información.

Esperamos que te atrevas a avanzar junto a la tecnología, y que con estos sencillos pasos puedas realizar tus pagos de manera más práctica y rápida, desde la comodidad de tu hogar u oficina. En caso de que necesites nuestros servicios de Prestamos personales al mejor interes, no dudes en contactarnos. 

Kristina Gutiérrez Romero

Reducir energía es equivalente a ahorrar

Muchos son los gastos que hay en un hogar, por esta razón una de las mejores formas de ahorrar se relaciona con el consumo eficiente de la energía utilizada en las casas. Todos los electrodomésticos que se tienen representan un gasto a largo plazo si no se usan apropiadamente.

Según el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) el gasto medio en consumo eléctrico es de 990 euros al año, ante esto, se puede considerar lo que conviene hacer para disminuir esa cifra.

El frigorífico, es el electrodoméstico que más consumo hace (30,6%), es importante realizar la descongelación en cuanto hay cierta capa de hielo, también se debe alejarlo de cualquier fuente de calor, de igual manera, es necesario colocar los alimentos adecuadamente (los que necesiten más refrigeración abajo) y regular la temperatura de modo que se sitúe entre los 6°C y 8°C. No está de más dejar que los alimentos calientes se enfríen completamente antes de colocarlos en el refrigerador.

Para la lavadora, es conveniente que se realicen ciclos cortos, que se junte toda la ropa que se desea lavar para no realizar este trabajo todos los días. Una vez que se termina se desenchufa la misma. La cocina y el horno son los más utilizados en los hogares, por tal motivo, es realmente útil que el horno no se abra muchas veces cuando se esté usando ni hacerlo si no se va a cocinar una gran porción de alimentos.

También resulta provechoso tapar las ollas para que la comida se cocine más rápido, con esto se estaría ahorrando un 25% de energía.

Para el aire acondicionado es importante señalar que antes de comprarlo es imprescindible saber si verdaderamente se necesita. Cuando se tiene este aparato hay que ubicarlo en un lugar sombreado de la casa porque si se deja al sol su consumo será más elevado.  

De igual modo, su uso debe ser a una temperatura razonable porque el frío en exceso también aumenta el consumo de la energía. Hay que mantener los filtros del aire limpios, no usarlo con las ventanas abiertas y encenderlo cuando realmente la persona vaya a permanecer en el sitio donde este aparato se encuentre.

En el caso de la televisión, cuyo gasto energético supone más del 12% del gasto de energía total de una casa, es necesario que siempre se apague y no se deje el botón stand-by. También se puede ahorrar si se baja la iluminación de la pantalla.

El lavavajillas es otro de los electrodomésticos que consume mucha energía. Al igual que con la lavadora, para ahorrar cuando se está utilizando, se debe elegir programas cortos y temperaturas en frío.

Por otra parte, las clases de eficiencia energética se pueden comprender en siete categorías desde la letra A hasta la G:

Categoría de eficiencia

energética

Consumo de energía Evaluación
A <55% Bajo consumo de energía
B 55-75%
C 75-90%
D 90-100% Consumo de energía medio
E 100-110%
F 110-125% Alto consumo de energía
G > 125%

Mediante esta clasificación, se pueden comparar electrodomésticos del mismo tipo. Por ejemplo, si se escoge una nevera de clase A, se consumirá menos de la mitad que otra de clase E, lo que ayudará a un ahorro muy grande a lo largo de la vida útil de la nevera.

Cuando se va a comprar un electrodoméstico es muy importante fijarse en su etiqueta energética. En ella se indican diferentes características: el grado de eficiencia energética, el nivel de ruido, el consumo de agua. La escala consta de las 7 letras del cuadro anterior siendo la A la que indica máxima eficiencia. Aunque el costo inicial de los más eficientes sea elevado es una inversión que se recupera a mediano plazo.

Para finalizar, es necesario recordar:

  • Apagar las luces al salir de las habitaciones.
  • Sustituir las bombillas “normales” por otras de bajo consumo.
  • Utilizar el modo de espera de los aparatos eléctricos lo menos posible (televisión, ordenador, equipo de audio).
  • Apagar o desenchufar los aparatos eléctricos cuando no estén en uso. 
  • Procurar comprar electrodomésticos con etiqueta energética “A”.  

7 factores que influyen en una buena inversión

7 factores que influyen en una buena inversión

Todo inversionista debe saber cómo se mueve el mercado en el que desea poner a valer su capital. Sin embargo, existen muchos factores que pueden determinar si la fluctuación de dinero es positiva o negativa, así que a veces puede ser un poco impredecible (aunque no es el común).

Hoy te enseñaremos cuáles son algunos de los factores más importantes que debes tomar en cuenta si estás pensando en invertir en un proyecto o emprender un negocio por tu cuenta.

  • La inflación. Es el primer indicador que funciona para determinar si una población está económicamente estable (es decir, con buen poder adquisitivo) o no. Si es positivo, puede participar activamente en la oferta y demanda.
  • Temporada. El mercado no posee la misma actividad durante todo el año; como todo, tiene sus altas y bajas. Conocer cuáles son los puntos altos, favorecerá la inversión.
  • La estacionalidad. Es la variación del mercado financiero, que se repite como una serie en varios lapsos durante el año. Por lo general, ocurre en las mismas temporadas que las veces anteriores, lo que lo convierte en un factor previsible. Es lo contrario a la estabilidad del mercado financiero.
  • Cambio de temporada. El mercado se comporta de distinta manera en cada época del año. No es lo mismo la venta que se desarrolla en octubre que la de febrero. Tampoco quiere decir que este factor influye de igual manera en todos los sectores del mercado. En este sentido, el invierno puede ser una buena temporada para los abrigos, pero no para los trajes de baño, por ejemplo.
  • Estaciones de Otoño/Invierno. Durante estas estaciones, el mercado se no se comporta muy activamente, por lo que no es el mejor momento para invertir. Sin embargo, tiene sus excepciones, como la temporada de noche de brujas y la navideña.
  • Temporada de ganancias. Todos los mercados tienen la suya y se debe conocer cómo fluctúa la del sector en el que se pretende invertir capital. Conocer los saldos ayudará a tomar una mejor decisión y determinar cuál es el mejor momento para lanzar un producto al mercado. Eso sí, la inversión debe planificarse con tiempo para que haya mayor rentabilidad.
  • Temporada festiva. Tanto en las vacaciones de verano como en la temporada navideña, las compras se disparan y el mercado fluye positivamente. Durante el resto del año, las ventas suelen ser más tranquilas pero también se presentan oportunidades de inversión.

 

Cada uno de estos factores puede incidir en la actividad habitual del mercado, pero nada está escrito, pues solo son aproximaciones. Es por esto que las tendencias y los avances tecnológicos son fundamentales en todos los sectores del mercado. Además, como podría resultar una inversión rentable, también podría ser un fracaso, por lo que siempre se debe tener en cuenta que toda inversión conlleva un riesgo.

En resumen, para saber si una inversión será buena o no, influye el poder adquisitivo de los consumidores, la inflación (que lo calculamos con el IPC o índice de precios al consumidor), las temporadas de ganancia, entre otros.  Y que ninguno de estos factores son determinantes, sino referencias.

Andreina Gutierrez Romero

¿Debería contratar un seguro para mi casa?

Sí, es cierto que contratar un seguro, para cualquier mobiliario o situación, puede significar un gasto considerable ante una mala situación económica. Sin embargo, lo primero que se debe tomar en cuenta antes de tomar la decisión de no adquirirlo es conocer los tipos de seguros que ofrecen las compañías aseguradoras

Si acabas de adquirir una casa, es importante que te instruyas con respecto al resguardo de la misma, y esto incluye la elección de un seguro para hogares.

Si no te encuentras familiarizado con esta modalidad de seguros, en primera instancia debes saber que existen varios tipos de daños que podrían afectar tu hogar. A continuación, te dejamos una pequeña lista con los más destacados:

  • Daños a causa de fuego: generalmente ocasionados por explosiones (por motivo de escapes de gas) o fallas de chimeneas (especialmente daños generados por el humo).
  • Daños a causa de robos: hace referencia tanto al hurto de los bienes del hogar como a cualquier objeto que pudiere resultar afectado durante este tipo de circunstancia (cerraduras violentadas, rejas tumbadas, entre otros).
  • Daños a causa de agua: independientemente de si son ocasionados por factores internos o externos a la vivienda, se refiere a problemas generados a cualquier pieza de construcción.
  • Daños a causa de fallas eléctricas: se refiere a cualquier problema causado por subidas de tensión, impactos de rayos o falta de suministro eléctrico.
  • Daños a causa de fenómenos naturales: hace referencia a cualquier tipo de problemas causados por motivo de fuertes lluvias, terremotos, huracanes o cualquier otro tipo de manifestaciones de carácter destructivo por parte de la naturaleza.

Además de ayudarte a entender los diversos tipos de riesgos que son tomados en consideración por las compañías aseguradoras, también te hablaremos un poco sobre los cuatro seguros más importantes para cualquier tipo de vivienda:

  • Póliza especial: también es conocida como Seguro Multiriesgo, esto se debe a que esta cubre cualquier tipo de peligro, incluso los que se consideran como tales dentro de las normas de la Responsabilidad Social.
  • Póliza básica: este es el seguro más económico, pero solo cubre daños a causa de fuego, agua, fallas eléctricas, entre otros.
  • Póliza ampliada: es más costosa que la básica, pero abarca más riesgos (robos y fenómenos naturales, por ejemplo).
  • Póliza de Responsabilidad Social: responde ante cualquier daño que algún problema de tu hogar pueda causarle a la vivienda de tus vecinos o de tu zona de residencia.

Ahora bien, es cierto que cada compañía aseguradora cubre los daños que su política interna reconozca como tales, por lo que es importante tomar en consideración cuál de las pólizas puede beneficiar más a un menor costo; en cualquier caso, te recomendamos optar por un Seguro Multiriesgo.

Lo que sí es cierto, de manera absoluta, es que es sumamente importante contratar este tipo de seguros. De lo contrario, a la hora de que corras con la mala suerte de sufrir un inconveniente a causa de cualquier situación, si no existe un contrato previo con un ente asegurador que te permita realizar cualquier reparación, te costará muchísimo más pagar el cambio que necesite tu hogar para hacer de él un lugar habitable.

Kristina Gutiérrez Romero

 

¿Quieres financiacion? Contáctenos y hablemos de su caso. 91 279 68 94
MATERIALIZA Gestiones e inversiones 91 279 68 94
Un asesor pronto le estará contactando para hablar de su financiación.